jueves, 1 de octubre de 2015

En defensa de la maternidad

No fui una de esas niñas que juegan con bebés y se van entrenando. 

Nunca me pronuncié sobre el número de hijos que iba a tener ni cuáles serían sus nombres.  Eso era algo que se me antojaba extremadamente lejano y también ajeno. A mi me interesaban mis amigas y más tarde mis novios, y millones de causas sociales, y la literatura ... siempre hice de la independencia mi hoja de ruta.

Viví en cada momento lo que me apeteció, dentro los límites que la vida impone. Llevé mi carrera hasta donde quise, me licencié, hice un par de masters del universo, viví sola, viví en piso compartido y también en pareja.  Leí, viajé, mucho y muy intensamente.

Mi deseo de ser madre vino de la mano del deseo de ese padre y así me entregué a ella, sin reservas, sin referentes, sin ideas preconcebidas , para descubrir una dimensión de la realidad inundada de sensaciones, emociones y aprendizajes que de ninguna otra manera hubiera descubierto.

Me hastían y hasta cabrean las féminas intelectualoides  que no dudan en asociar maternidad con simpleza, con estancamiento y hasta con embrutecimiento. No las culpo, la sociedad entera comparte el estereotipo y nos relega a lo menos productivo, a lo más básico de todo lo que puede llegar a conseguir una mujer.

Y les doy parte de la razón: LO MÁS BÁSICO, entendiendo básico como imprescindible, esencial , neurálgico, original, sustancial, vital, que es como lo define el diccionario, ergo, como base desde la cual todo se construye, como enorme útero de lo personal y lo social donde se gesta lo mejor y lo peor de un ser humano.

Quien no sabe, quien no conoce, tira por atajos cognitivos. Los estereotipos no son otra cosa, ahorros mentales que nos hacen creer que llegamos a una verdad verdadera con dos o tres elementos.

Señoras, soy una mujer inteligente, sin falsa modestia por reconocerlo, con una trayectoria vital compleja, repleta de experiencias de todo tipo que me hace confesar, como Neruda, que he vivido. 

La maternidad me ha supuesto un trampolín intelectual, un nutritivo alimento para crecer, unas gafas para ver un mundo mil veces más coloreado y extenso, una lucidez exquisita para distinguir entre lo accesorio y lo esencial, un mayor y más profundo conocimiento de la condición humana, me ha vuelto más empática, más solidaria, más generosa, más sabia, mejor persona mil veces. 

Me ha hecho conocer y sentir una dimensión desconocida del amor, al alcance sólo de quienes somos madres y me ha aportado un imprescindible sentido de vida, donde no cabe el vacío ni el aburrimiento existencial. Me importa un bledo de dónde venimos y a dónde vamos, siempre que mis hijos formen parte del viaje y yo sea esa espectadora vip de sus vidas.

Háganme un favor, no hablen de lo que no conocen. No caigan en esa lamentable demostración de ignorancia. La maternidad no embrutece ni relega, no es sacrificio ni dolor, no nos condena a dejar de ser mujeres, ni limita nuestra proyección social. La maternidad nos agranda en nuestra condición de mujeres, nos expande, nos enriquece, nos conecta con la vida como dadoras de ella que somos y nos convierte en alguien esencial y para siempre en la vida de otro. Incluso para aquellas que denigran la maternidad como si de algo castrante se tratara, la huella de sus madres vive en ellas y seguramente ahí encontrarían la respuesta a esa manera tan simplista de abrazar un estereotipo.

Olga Carmona


¡Déjanos tu comentario!

Buscar en este blog