martes, 10 de septiembre de 2013

El diván de Peter Pan

"...Y Si los hombres tuviéramos un espacio, un lugar físico, un sitio entre iguales donde vomitar nuestras miedos o celebrar nuestras emociones proscriptas..."

*por Alejandro Busto Castelli


¿Y entonces a los padres, quién los sostiene? … la pregunta resonando en el aula, mi cabeza buscando con la mirada a la voz que preguntaba.

Era Rosa Sorribas de Crianza Natural, en el turno de preguntas de mi conferencia “En busca del perro verde”,  en la I Jornada de Crianza en red organizada por la Editorial Obstare, (Barcelona, marzo 2012)

Mis alumno/as de los talleres de hablar en público, generalmente comparten entre sus miedos, aquella ansiedad anticipatoria que generan las preguntas de la audiencia. Siempre he pensado que las mejores preguntas son aquellas para las cuales uno no tiene respuestas. Esas preguntas oportunidad, indagación, cuestionamiento, esas preguntas de revisión del discurso.

Yo no tenía respuesta, por lo menos no una habitual, ya ensayada, antigua, esperada. En un microsegundo pensé… cierto y a nosotros quien cojones nos contiene, quien nos escucha, con quien vomitamos…nuestras miserias, nuestras sombras y dudas. 

Respondí a Rosa. No sé desde que lugar, no puedo saber porque tan rápido. Dije: “en mi caso mi Madre”.

Fue con ella con quien hablé de  mi despertar sexual, a ella a la que llamé a los cinco minutos de ver el predictor, aunque le había jurado a mi pareja que no lo diría hasta pasar las temidas 12 semanas.

En aquella conferencia un círculo mágico se cerró, cuando Ileana Medina dijo tras mi respuesta, que esa era la clave, ya los nuevos padres tendrían que haber sido hijos bien maternados.

Y sí... mi primer contenedor emocional, mi madre ¿Y después? ¿Y cuando no este? ¿Y el resto de los hombres, no podrían en algún momento cubrir ese hueco?


Y Si los hombres tuviéramos un espacio, un lugar físico, un sitio entre iguales donde vomitar nuestras miedos o celebrar nuestras emociones proscriptas...

Si ese lugar existiera... quizá nuestras relaciones de pareja y los vínculos con nuestros hijos e hijas contarían otra historia... solo quizá.

Durante el 2012 y lo que va del 2013 en cada curso o taller donde un chico me  escuchaba, fue creciendo la idea de que no podía permanecer mucho tiempo más sin hacer algo al respecto. Quieto, inmóvil, esperando a que tal vez otros, a que por fin se produzca un cambio.

Es bien cierto que al calor de los círculos de mujeres o madres, algunos hombres nos hemos acercado. Me contaba la psicóloga GabriellaAviva en un correo hace más de un año largo, su dificultad para darles a los hombres que se acercaban a su grupo, lo que ellos pedían o quizá mejor expresado: lo que ellos necesitaban.

Copio textualmente con su autorización (Gracias Gabriella!)

“…Los papás siempre me reclamaron (desde la primera edición del grupo!) un espacio también para ellos! Y yo siempre me he disculpado con ellos, porque sentía (y siento) que no se lo puedo proporcionar...mi energía masculina se vio ciertamente debilitada tras mi maternidad y siento que no puedo ser la profesional que coordina un grupo (terapéutico) con 10 hombres..! Les he animado siempre a que buscaran un hombre -psicólogo y psicoterapeuta- preparado y que pudiera y deseara coordinar el espacio que estaban buscando, pero nunca encontraron a nadie ni nadie se ofreció. Tampoco ellos se animaron nunca a autogestionar uno…”

Sin duda que ante la ausencia de espacios, que nos “cedan” un trocito de los lugares que ellas han creado es importante. Pero vuelvo sobre la necesidad: No sé si lo que necesitamos.

Debo recordar con gratitud que yo mismo fui escuchado en mi despertar de paternidad por otras mujeres, no tenía muchos hombres cerca que  quisieran compartir  sobre embarazo, vómitos, dolores de espalda, miedos y frustraciones. Y los que me escuchaban por respeto cinco minutos después me apodaban “la madre” o sonreían con disimulo…

En los últimos tiempos  parece reclamarse espacios para los padres, hacemos alguna conferencia más que antes, escribimos libros y algunos de nosotros aparecemos en congresos de maternidad, así que con calma  empiezan a aparecer estos círculos de hombres tan necesarios.

He visto iniciativas por toda España. En algunos casos están dirigidas e imaginadas por mujeres, que quizá desde la experiencia, la demanda hecha en los propios círculos de mujeres sumado a la poca oferta, quieren apoyar a los hombres a construir un presente más consciente y comprometido.  

Quizá por eso tres de los autores del libro “Una nueva Paternidad” (Editorial Pedagogía Blanca) hemos soñado en un lugar para hombres pero también de la mano de otros hombres, a su vez  padres. Se trata de José Ernesto Juan, presidente de la asociación Besos y Brazos, Ramón Soler codirector de la Revista Mente Libre y un servidor.  

Confieso en este comienzo que aún me hace ruido y no me termina de convencer del todo la idea esta de “exclusividad”, del  “solo para hombres”. Quizá solo dure un tiempo y los círculos puedan ser de familias.

Sin embargo creo que estamos en un momento social y vital, donde no sé cuántos de nosotros podemos vencer y tirar abajo ciertos prejuicios si no nos dejan solos por fin. Siento por momentos que este camino de piedras, de lo emocional y la sensibilidad desnudada es un camino solo para nosotros.

Creo que en el comienzo y  en este momentos debemos construir una masculinidad distinta sin mirarnos en el espejo de ellas. Probablemente no son sus filtros los que hoy necesitamos, no sé qué valor tendría emprender este viaje para de regreso solo satisfacer la imagen que el espejo femenino nos devolvió y nos reclamo.

Regresar si, reconstruidos y repensados en primer lugar por nosotros mismos y porque socialmente no se sostiene un tipo de hombre al servicio de un sistema egoísta, individualista e insolidario. Regresar para ser parte de la solución y no del problema.

Por estas razones nace “El diván de Peter pan”, para escucharnos, para hablar lejos del Bar y sin trivializar de nuestras relaciones de pareja. Para compartir entre lágrimas si hace falta nuestra infinita y reiterada desconexión con nuestros hijos e hijas. Con nuestros filtros, con nuestras sombras y nuestra historia pasada.

Y por encima de todo con el futuro por construir, decididamente en nuestras manos.

6 comentarios:

  1. Hay un libro titulado "Iron John" de Robert Bly que habla precisamente de la necesidad de recuperar un espacio para los hombres, al igual que las mujeres han ido creando sus propios "círculos de mujeres"

    Es un libro poco convencional e intrépido. Yo soy mujer y lo he leído, y me pareció vibrante e inspirador. Los hombres también necesitáis vuestro hueco de hombres, y quizás recuperar algo del "Hombre Primitivo", al igual que las mujeres necesitamos recuperar algo de la "Mujer Salvaje".

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente ya me han recomendado ese libro, del que solo tenía referencias. Mil gracias por compartir! un abrazo
      Alejandro

      Eliminar
  2. Hola Alejandro,
    tuve el placer de compartir contigo esta I Jornada y juraría que fue Eva Darias la que hizo esta pregunta. Por supuesto, puede traicionarme la memoria, pero no quería dejar de decírtelo. Enhorabuena por tu blog y gracias por estas reflexiones.
    Aprovecho para enviarte un saludo,
    Mar Alegre
    Asociación Mammalia (Valencia)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mar, claro que me acuerdo de ti, un placer saludarte. Respecto a la pregunta estoy seguro que fue Rosa, aunque leyendote creo que Eva intervino en ese dialogo, que continuo Ileana. Fue todo tan apretado y alborotado ese día verdad? que yo creo que los recuerdos se mezclan. Voy a preguntar a mas asistentes...no sea cosa que el equivocado sea yo jajaja
      Un abrazo fuerte
      Alejandro

      Eliminar
  3. Hola Alejandro.

    Todo mi apoyo para este nuevo proyecto y, de nuevo, la enhorabuena por la publicación.

    Quería aprovechar para comentarte que desde los años 70 en españa hay publicaciones y diferentes acciones vinculadas a lo que planteas con el divan.

    empezó JV Marqués con la publicación de Sobre la Alienación del Varón (1977) y, desde entonces, han surgido numerosas iniciativas similares.

    Fundamentalmente estas acciones y constuciones de grupos de hombres han venido desde el campo de la psicología clínica o desde los estudios de sexología o de sexualidad, pero en la actualidad surgen desde cualquier ámbito.

    ya te digo: JV Marqués, Fernando Villadangos, Armand de Fluviá, JA Lozoya, Peter Szil, Luis Bonino, JL García Ferrer, Rafael Xambó, Juan Goberna, Jose Manuel Jaén, Joan Vílchez, Rafael Castellano, Ramón Goig Pansu, Xabier Odriozola, ...


    Te invito que veas una línea temporal (en http://goo.gl/RtJK2M ) en la que se recogen los hitos más significativos de los movimientos de nuevas masculinidades en el estado español.

    Ya hablamos :-)


    Por cierto... mira los MD del twitter

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Joaquim! muy interesante lo que me planteas! lo miro con calma.

      Voy a mirar esos MD, lo suelo hacer no se que paso!

      Abrazos
      Alejandro

      Eliminar

Gracias por dejarnos tu comentario!
Será visible tras su lectura por el moderador.

Buscar en este blog